Punción Seca

La punción seca consiste en una técnica invasiva de fisioterapia. Con la introducción de una aguja de acupuntura sobre un punto gatillo miofascial conseguimos desactivarlo y conseguimos aliviar la contractura máxima que genera, así como intentar inhibir el patrón de dolor referido que a veces desencadenan este tipo de puntos.
La técnica es “dolorosa” en el momento y no suele durar más de cinco minutos. Después de la punción se combina con masaje y estiramientos  suaves para conseguir un alivio de la tensión post-punción. Se recomienda  ponerse calor en la zona tratada. Es normal, y no debes asustarte si presentas dolor después del tratamiento dentro de las 24-48 horas siguientes.

Este tipo de tratamiento está indicado en pacientes que tienen puntos gatillos muy localizados,  o cuando después de varias sesiones de tratamiento manual no conseguimos nuestros objetivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario