¿CIÁTICA O FALSA CIÁTICA?



A menudo vienen a consulta un gran número de pacientes aquejados de la zona lumbar. Cuando les preguntas qué les pasa siempre comentan: “es cómo si tuviera ciática” con la consiguiente angustia porque han oído que eso es malo y porque además acudiendo a Dr. Google han podido comprobar que se correlaciona perfectamente son sus síntomas y que una de sus soluciones es la operación. En este artículo voy a intentar explicar qué es una “verdadera ciática” y que es lo que a veces se confunde cómo tal porque da una misma sintomatología: síndrome del piramidal y afectación del Glúteo menor.


En otro artículo os hablaré del tratamiento y algunas recomendaciones útiles.

CIÁTICA

La ciática ocurre cuando hay presión o daño al nervio ciático. Este nervio comienza en la región lumbar y baja por la parte posterior de cada pierna. Este nervio controla los músculos de la parte posterior de la rodilla y región inferior de la pierna e igualmente proporciona sensibilidad a la parte posterior del muslo, parte de la región inferior de la pierna y a la planta del pie.
La afectación del nervio puede ser debida por muchos aspectos pero no siempre es por un daño en la estructura nerviosa.
Puede estar dañado debido una hernia o protusión discal, lesión y fractura de la pelvis, estenosis raquídea, patologías que son más complejas y que en la mayoría de los casos hacen que el pronóstico sea un poco menos esperanzador y más lenta la rehabilitación.

Sin embargo, existen otras causas por la que pueda estar afectado el nervio ciático. Es la compresión del mismo por los músculos que se encuentran por encima de él: el músculo piramidal. Y además, puede que estén activos puntos gatillos del glúteo menor. Ya sea el piramidal o por el glúteo menor el dolor referido de estos músculos presenta un patrón similar al de la ciática. Pero en este caso no hay lesión nerviosa como tal.




PIRAMIDAL

                                  





FIG1: Nervios ciático (amarillo) presionado por el piramidal inflamado         



  







  FIG2. Patrón de dolor referido por activación de puntos gatillos del piramidal.




Los síntomas pueden deberse por tanto a los puntos gatillos activados, al atrapamiento nervioso y/o al compromiso vascular causado cuando el músculo comprime las estructuras neurovasculares contra el reborde del agujero ciático mayor.
El componente de dolor incluye la región lumbar, nalga, y parte posterior del muslo y la cadera.


Este músculo puede contracturarse por una sobrecarga aguda, por evitar una caída...


GLÚTEO MENOR


El dolor referido se extiende por la parte inferolateral de la nalga y por la cara externa de muslo, rodilla y pierna hasta tobillo, Suelen aparecer los síntomas al levantarse de una silla o al caminar.



En resumen, cuando duele la zona lumbar e irradia hacia la pierna no siempre se tiene porque tener una hernia discal. Habría que hacer un buen diagnóstico clínico para poder diferenciar que estructuras anatómicas son las que están generando sintomatología y así poder ofrecer un buen tratamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario